Menu
 

Novedades | Albores

Los fuegos del 24 de marzo

Por Augusto M., estudiante de Albores

El viernes pasado fui a la plaza por primera vez y sin ganas. Cada calle era como un río de gente que caminaba. La ciudad era totalmente distinta, no había nada de lo que yo conocía: ni autos, ni negocios abiertos ni personas moviéndose para cualquier lugar. Todos iban a un mismo lado.

Había chicos como yo con sus padres, ya grandes, pero de la mano para no perderse. Había muchos cochecitos con bebés, yo me pregunté para qué iban, no podían entender nada. Había gente que protestaba con micrófonos y también bailaban. La mayoría de la gente caminaba en silencio. Carteles en todas partes con el número 30.000. Pasaron, en un micro, las abuelas con pañuelos blancos en la cabeza, todos las aplaudían y les gritaban. Pasaron los hijos de los hombres y mujeres de las fotos viejas, en blanco y negro, que había por todos lados.

Estuve un rato muy largo, nunca llegué a la plaza, solo caminé por esos ríos de gente. Entendí que era todo lo que había que hacer ese día, caminar juntos. Recordar que hay que defender las cosas importantes como la vida y la libertad de todas las personas. Prometí volver y algún día traer a mis hijos, que ellos van a entender que en esa plaza, cada año cuando nos unimos, iluminamos el camino.

 

El texto lo escribió en marzo de 2017, a partir de la lectura del cuento “El mundo” de Eduardo Galeano, para narrar y representar sus fuegos en el marco de una actividad del Taller de Comunicación. En la jornada institucional del 24 de marzo de 2018 la profesora Catalina Bertoldi lo leyó a modo de presentación para trabajar el “Día de la Memoria por la Verdad y la Justicia” de manera colectiva entre estudiantes y profesores.